Inicio Blog

Una historia para contar

❤️
Este fin de semana largo dos representantes del rugby de nuestro club se dieron el gusto de cumplir el sueño: Pedro Alvarez y Gustavo Hiayes. En esta oportunidad viajaron a Mendoza y se propusieron subir a la Cordillera de Los Andes y conocer el lugar donde ocurrió la catástrofe sufrida en el año 1972 por el equipo de rugby de Old Christians.
No sólo conformes por haber realizado tan valiosa excursión y la enorme emoción de revivir en carne propia una historia muy arraigada a nuestro deporte, también pudieron darse el lujo de hacerle llegar la fotografía y los saludos a uno de los sobrevivientes de tal fatal accidente: Antonio Tintin Vizintín quién luego les mando un audio felicitando a nuestros representantes.
“VIVEN: El triunfo del espíritu humano” relata la historia donde solo 16 de esos 45 pasajeros uruguayos -delegación de Rugby de Old Christians- que viajaban hacia Santiago de Chile pudieron sobrevivir al accidente ocasionado por las condiciones climatológicas.
Felicitaciones Mecha y Gusi!
“Luego de dos días de larga travesía sin luz, ni agua potable, ni baños, llegamos al Valle de las Lágrimas a 3500 metros de altura. Más allá de todo el esfuerzo fue muy emocionante y movilizante la llegada, sobretodo para aquellos que tenemos una cierta veneración con esta historia”, relató Pedro “mecha” Alvarez.
Y concluyó:
“Intentamos dejar una camiseta del club pero por pedido de la familia de los sobrevivientes no nos autorizaron y fuimos respetuosos de ese pedido. Quisimos enaltecer el nombre de nuestro club y el nuestro”

Manos a la obra!

🙌
La UAR aprobó el protocolo y la vueltas a las canchas está cada vez mas cerca. Ya es oficial que cada región podrá retomar con las competencias de manera paulatina.
Desde nuestra institución, trabajaremos de manera minuciosa para llevar adelante este plan de volver al verde césped, un lugar donde todos queremos estar.

Rugby: El regreso llegó en el momento justo

La vuelta a la cancha fue un gran alivio para los chicos que practican Rugby. Fabián Dorigón analizó la actividad que realiza el club Estudiantes.

Los jugadores del club Estudiantes volvieron a realizar trabajo de campo después de mucho tiempo de inactividad. Luego de las habilitaciones para realizar movimientos físicos y con pelota en grupos reducidos, en las filas del Albinegro comenzaron a moverse y rápidamente se puso en marcha el protocolo sanitario para poder pisar nuevamente una cancha de rugby. En un primer momento lo hicieron las divisiones que van de M15 a M19, siendo esta última también parte de los trabajos que realiza el plantel superior del CAE. Luego, la acción le tocó a los chicos de M12, M13 y M14, quienes se mueven en las tres canchas con las cuales cuenta El Plumazo.

Este regreso fue como un bálsamo para todos, después de varios meses donde solamente el contacto con los entrenadores se hizo de manera virtual. Hacía tiempo que ya se había perdido el interés en realizar movimientos a través de la plataforma Zoom y por eso volver al campo fue una alegría inmensa.

“Los chicos estaban desesperados por volver. Se armó un protocolo tanto para el ingreso como para el egreso de los jugadores. Los distribuimos en las diferentes canchas en grupos no mayores a 10 personas y ahora arrancamos con un poco de trabajo con pelotas. Los chicos que la tienen la llevan, y si no el club les provee una. Estamos muy contentos, el regreso nos vino muy bien, porque ya con tanto Zoom los estábamos perdiendo”, sostuvo Fabián Dorigón, quien es el director deportivo de Estudiantes.

El protocolo indica que los entrenamientos de rugby se realizan con 10 chicos por cancha

El protocolo indica que los entrenamientos de rugby se realizan con 10 chicos por cancha

En el diálogo que mantuvo con Ovación, el entrenador dijo que la respuesta en la vuelta fue muy buena. “Por suerte los chicos siempre estuvieron con ganas de volver al club. Llegó un momento en que los más grandes nos dijeron ‘el Zoom está muy bueno, gracias por el esfuerzo, pero ya no queremos saber más nada’. Así que le dimos libertad y ahora en el primer entrenamiento del plantel superior hubo casi 50 chicos sin tener nada a la vista. Eso nos dejó conformes. Los entrenadores y los profes han hecho un esfuerzo terrible para mantenerlos activos. Así que contento también por el plantel de colaboradores que tenemos”, señaló.

Dorigón dijo que, más allá de las cosas negativas, la pandemia por el coronavirus sirvió para ver “la capacidad de reinventarse que tienen tanto los entrenadores de campo como los preparadores físicos”.

“Si no hubiese sido así, era imposible tener motivados a los chicos. El apoyo de Rodrigo Zapata Icart y de Joaquín Barrandeguy fue muy importante, nos dieron una mano grande. Siempre nos reunimos de forma virtual para hablar. Siendo sincero yo pensé que en junio ya íbamos a estar entrenando para tener un campeonato en agosto. Después dije capaz que podemos tener un seven y ahora ya ni sé si vamos a poder pasarnos la pelota. Eso nos golpeó y el miedo que tengo es que cuando se vuelva el año que viene tengamos muchas lesiones. Será un año entero sin golpes y eso le puede pasar factura al jugador. Por más que estén preparados bien físicamente si no se golpean, no es lo mismo. Espero que me equivoque, pero es un gran temor que tengo. El parate de un año en la alta competencia es mucho”, agregó.

Dorigón también destacó el trabajo que se hicieron en los otros clubes de Paraná. “En el primer semestre tuvimos mucho contacto con los otros clubes. Hablamos con los entrenadores y con los directores deportivos. Había mucha relación. Todo el mundo trató de reinventarse y de buscar cosas para motivar a los chicos. En el caso de nuestro club, Pedro (Raiteri) hizo un trabajo con el plantel superior que es para sacarse el sombrero. Laburaron de una manera tremenda, hasta que llegó un momento donde tuvieron que sacar un poco el pie del acelerador. Ahora estamos volviendo y eso nos pone feliz”, afirmó.

“Sinceramente veo difícil que tengamos competencia, más en este momento donde la situación es complicada”, finalizó.

 

El CAE tuvo un tercer tiempo bien solidarioJugadores del plantel superior e integrantes del staff técnico de Estudiantes cocinaron ayer 600 raciones de comida que fueron repartidas entre el barrio Pancho Ramírez y Villa Huesito.

10:57 hs – Domingo 07 de Junio de 2020

Luego de la donación de sangre que se realizó días pasados, el club Estudiantes de Paraná continuó ayer con acciones solidarias para colaborar con las personas más necesitadas en medio de la problemática por el coronavirus. Por eso, a través de una iniciativa de los jugadores y entrenadores del plantel superior de rugby, el CAE se acercó a Suma de Voluntades para organizar una acción solidaria en dos barrios de la capital provincial.

Luego de hablar con los integrantes de la ONG coordinaron cocinar 600 raciones de comida que fueron repartidas en la víspera entre los vecinos del barrio Francisco Ramírez por intermedio del club Banfield, y también entre las personas de Villa Huesito. La iniciativa fue muy bien recibida por las personas que los recibieron de la mejor manera en ambos lugares.

Pedro Álvarez, integrante del staff técnico del Albinegro, dialogó con Ovación y dio detalles de lo que vivieron en esta nueva acción solidaria.

“Hace tiempo que veníamos organizando una movida solidaria ya que tenemos un tiempo libre que no le podemos dedicar al rugby. Nos pareció bueno ayudar a la gente que no la está pasando bien. Nos resultó interesante que nuestros chicos se conecten también con otras realidades. Así fue que surgió el contacto con Sumas de Voluntades para ver cómo le podíamos dar una mano.

Ya habíamos hecho la donación de sangre para el banco de hemoterapia, hicimos una colecta de ropas y de alimentos. Entonces dijimos ‘porque en vez de colectar no vamos y cocinamos’. Así que le dimos forma a la idea y también nos comunicamos con la gente del club Banfield que está cerca del CAE y llegamos a la conclusión de hacer esta actividad”, afirmó.

Las 600 raciones que se cocinaron fueron divididas en dos partes iguales para los dos barrios. “El Pancho Ramírez tiene un comedor que cocina tres días a la semana a la gente del barrio, así que nosotros ayudamos un día más. Usamos sus instalaciones para elaborar la comida. Las otras 300 porciones las llevamos a un barrio que se llama Villa Huesito que está atrás del cementerio pasando por el puente del barrio 33 Orientales”, agregó.

En la movida, además de los jugadores del primer equipo, tomaron parte colaboradores y los entrenadores, encabezados por Pedro Raiteri, quien es el actual head coach de Estudiantes. En tanto, los insumos para poder cocinar fueron aportados por exjugadores del club, quienes enseguida prestaron su colaboración.

“Nos dieron una gran mano, así que le estamos muy agradecidos. Se portaron re bien como lo esperábamos. Quedó mucha gente con ganas de ayudar y de donarnos cosas, así que seguramente le demos una continuidad más adelante a esta iniciativa”, indicó Mecha Álvarez.

Fuente: unoentrerios.com.ar

Rugby: el CAE hace punta para volver al trabajo

El rugby del CAE presentó un protocolo para regresar a los entrenamientos al aire libre con el plantel superior cuando sea conveniente. El manuscrito ya está en manos del gobernador Bordet.

Sin chances de volver al ruedo en lo inmediato, el plantel superior de rugby del club Estudiantes de Paraná sigue trabajando desde casa con las diferentes actividades que fueron diagramadas por el staff técnico encabezado por Pedro Raiteri. Pero el entrenador y su grupo de colaboradores ya piensa en lo que puede ser el regreso a las prácticas al aire libre. Por eso, se adelantaron y ya presentaron un protocolo con todas las medidas que se pueden implementar para evitar cualquier tipo de contagio de coronavirus.

“Es una propuesta que pusimos a consideración de la autoridad local (el intendente Adán Bahl), que con muy buen tino y criterio la elevó hoy (por ayer) al gobernador Gustavo Bordet. Llegado el momento, simplemente pretendemos que sea tenida en cuenta, analizada y, en su caso, perfeccionada. Sabemos que en este momento hay un impedimento para la apertura de los clubes y la práctica deportiva. Lo que pretendemos con esto es ir avanzando para que cuando la actividad se reanude, sea considerado este protocolo. No es para lo inmediato, sino para cuando las normas lo permitan”, manifestó el técnico en diálogo con Ovación.

El mundo del rugby quiere volver al trabajo

El mundo del rugby quiere volver al trabajo

“Hoy en día hay un decreto que nosotros respetamos. La finalidad de este protocolo es garantizar la salud de los jugadores, generando un entorno propicio que reduzca el riesgo de contagio de coronavirus. Es para el plantel superior, pero llegado el momento se puede aplicar a otras disciplinas del club como así también a otros clubes de nuestra ciudad. El rugby es una disciplina considerada de riesgo en comparación con otras por lo que debemos tomar todas las medidas necesarias”, agregó.

Raiteri también contó cuáles son algunos de los puntos principales que tiene este protocolo y que los jugadores y entrenadores deberán seguir. “Tiene tres etapas. Una es el seguimiento de la salida del jugador desde su casa y su llegada al Plumazo, las segunda es de entrenamiento y la tercera es la desconcentración y vuelta a su residencia. Básicamente considera la actividad al aire libre de los casi 60 jugadores en la sede El Plumazo. Las prácticas se desarrollarían en tres canchas de rugby y en otro sector donde entrenaban las infantiles. Solo es para la actividad física sin ningún tipo de contacto. Es para correr en línea y respetando espacios de separación entre los jugadores de 10 metros. Serían los días lunes, martes, jueves y sábados. Los horarios de ingresos al predio serían también diferentes para cada uno de los grupos, esto permite controlar el estacionamiento y el no contacto de los jugadores. Hay una etapa sanitaria también que es el control de temperatura de los chicos, el uso de guantes hasta para entrenar, el uso de una botella de agua para hidratarse de manera individual (dos litros), su propia indumentaria, no se compartirá ningún elemento de trabajo y cada jugador también va a tener su pelota nominada. Habrá tres entrenadores por sector con 11 jugadores cada uno, sin ningún tipo de reuniones, ni elongación en pareja o en conjunto. Es implemente correr, ni siquiera pasarse la pelota ni entrenar ninguna formación de contacto”, indicó el entrenador

Por otra parte, el exjugador del CAE también se refirió a cómo vienen desarrollando el trabajo en plena cuarentena. “Como objetivo principal, y más allá de la distancia, buscamos que el grupo este unido. Logramos seguir trabajando y que los chicos sigan participando de las actividades que propusimos desde el staff. De esa forma se los mantuvo en movimiento para no sufrir tanto las consecuencias del parate”, sostuvo. Claro que también contó que a esta altura el aislamiento ya empieza a ser algo molesto para deportistas que están acostumbrados a entrenar casi de manera profesional.

“Estamos trabajando con sicólogos y con la asistencia de Manuel Arias, que es especialista en recursos humanos. Estamos sondeando de manera constante el humor de los chicos y evidentemente la cuarentena los afecta. Hemos realizado encuestas nutricionales y de descanso, y nos dimos cuenta que por más predisposición que les pongan van de a poco modificando sus hábitos alimentarios y de descanso. Ya no duermen la misma cantidad de horas, no se acuestan en horarios convenientes y no respetan las comidas del día. Estamos trabajando sobre eso y lo hablamos mucho. El hecho de realizar una actividad al aire libre sería un paso muy importante. Poder tocar el césped sería otra cosa”, afirmó.

Por último, Raiteri dijo que no hay precisiones sobre el regreso a las canchas: “No se tomaron definiciones porque no hay certezas con respecto a cuándo se va poder volver a jugar. Mi opinión es que lo más conveniente sería priorizar los torneos regionales en el país. Así evitaríamos el traslado de gente en largas distancias y los costos también serían diferentes. Además, creo que todavía queda un poco de margen para poder desarrollar en el formato que estaba previsto el Torneo Regional del Litoral. Es decir con la cantidad de fechas que tenía. Se que también se evalúan otras alternativas, pero todo depende del tiempo que tengamos”.

Estudiantes afrontó el partido de su vida

Una gran iniciativa tuvo la entidad ya que el plantel Superior donó sangre que irá destinada al Banco Provincial. Por el coronavirus, esta acción había mermado considerablemente en Paraná.

La labor que llevó a cabo ayer el Club Atlético Estudiantes merece el reconocimiento por parte de la sociedad paranaense y entrerriana. En la sede de la entidad Albinegra los jugadores del Plantel Superior de rugby donaron sangre que fue destinada para el banco provincial que trabaja bajo el Programa de Hemoterapia.

Esta vital acción, lamentablemente, había decaído por el brote del coronavirus en un 80%.

Ovación se dio una vuelta por el club y habló con los protagonistas.

“La iniciativa surge de los jugadores debido al difícil momento que estamos atravesando. La idea era ver qué mano podíamos dar como club y como rugby hacia la sociedad. Nos conectamos con el Banco de Sangre de la Provincia y nos comentaron que efectivamente, debido a la cuarentena, hay mucho faltante de sangre. Entre todos movilizamos esta acción que nos parece bárbaro”, confesó Emiliano Chaparro, presidente de la Subcomisión de rugby del club del Parque.

De inmediato quien valoró la acción fue Gabriela Jacobo, Coordinadora Técnica del Programa Provincial de Hemoterapia. “El número es alarmante a nivel nacional ya que bajó un 80%. Nosotros como Banco de Sangre generalmente tenemos en el hospital entre 35 y 50 donantes diarios y eso bajó bastante. La gente tiene miedo a no cumplir la cuarentena, pero esto es una salida responsable porque es una necesidad básica. La única forma que tenemos de contar con ello es por parte de la buena voluntad de ser humano que done su sangre”.

Pedro Raiteri es el entrenador del equipo de Primera del CAE y, claro, ante semejante gesto no cabe otra cosa que sentir orgullo por sus dirigidos. “Luego de algunas comunicaciones con Gabriela vimos la posibilidad de organizarnos y la primera comunicación fue con El Tumba, con Tomás (Ferreyra, el capitán) y ellos inmediatamente recogieron el guante y se organizaron. Yo como entrenador me siento orgulloso de mis jugadores porque la posta la tomaron ellos y se fueron organizando para estar hoy (ayer)”, contó y prosiguió: “Los jugadores fueron viniendo por turnos y todo estuvo coorinado con Gabriela. A partir de ahí vimos que hoy (ayer) todos vinieron al club a aportar su granito de arena para que la situación se vea reflejada en ellos y que ellos vean que es difícil y puede estar más duro. Estoy orgulloso de ellos más que nada”

El año para Tomás Ferreyra arrancó movidito cuando lo designaron como capitán y con esa responsabilidad ya tuvo que tomar determinaciones como las de ayer. “Este es el partido más duro. Uno dentro de la cancha realmente no le ve, pero estas cosas son más difíciles y hay que atravesarlas todos juntos como equipo, como club y como país. Tenemos que salir adelante y estos gestos a uno lo satisfacen bastante y estas acciones suman un montón”, sostuvo El Tumba, como lo apodan.

 

Por último tomó la palabra el dirigente Sebastián Fouces. “Cuando rugby planteó esto toda la Comisión Directiva apoyó el proyecto y un montó de otros más que se están desarrollando ya que el presidente (Emilio Fouces) se puso en contacto con el gobernador (Gustavo Bordet) y ofrecimos nuestra entidad porque tenemos responsabilidad social y eso siempre fue una marca registrada del club. Siempre nos vamos a poner a disposición de quien lo necesite”, confesó y cerró la idea: “En este partido con un adversario invisible, que te ataca por todos lados, todos estamos más solidarios que nunca así que el club está al habla con el gobernador por intermedio del presidente. Pusimos las cinco sedes y particularmente esta (sede) que tiene un estadio de básquet doble que puede albergar entre 180 y 200 camas y puede transformarse en un hospital de campaña con entrada de ambulancias”.

El Plantel se sigue Entrenando

Entrenamiento en Casa del Plantel Superior

Desde el pasado jueves 19 de marzo, el Plantel Superior del Club Estudiantes realiza sus practivas deportivas en modalidad virtual, a traves de INTERNET usando la plataforma ZOOM, que se utiliza para realizar conferencias via WEB.

Las Practicas virtuales, son coordinadas por el Preparador Fisico del Plantel Alexis Foleto y son seguidas por el plantel de entrenadores a traves de la plataforma en el mismo momento que se esta realizando la practica virtual. Esto  les permite ver de manera online los entreamientos grupales de cada uno de los jugadores.

De las practicas participa la totalidad del plantel del Club, quienes se conectan via celular o notebook desde donde cada uno esta pasando la cuarentena.

Los horarios de las precticas virtuales, son los mismos horarios de entrenamiento que tiene el plantel, Lunes 20.30hs, Martes 20.30hs y jueves 14hs; sumandose tambien los dias sabado 11 hs.

El objetivo es mantener al grupo activo y en contacto en vistas de la situacion de pandemia que hoy estamos atravesando.

 

 

SUSPENSIÓN DE ACTIVIDADES

La Subcomisión de Rugby comunica que, de modo preventivo, a fin de evitar situaciones de riesgo de posible exposición al coronavirus, teniendo en cuenta la gravedad y la velocidad con la que se está desarrollando la propagación del virus COVID-19, con la finalidad de acompañar las decisiones y medidas que se están tomando desde la Nación y Provincias, se resuelve la suspensión de todas las actividades de la disciplina en todos los estamentos del club por tiempo indeterminado.

NUEVO CAPITÁN

Felicitamos y le mandamos nuestro apoyo a @tomasferreyra98 que será el nuevo capitán para este año 2020!

Felicitaciones Tumba!

Rugby infantil: los chicos comenzaron la temporada con todo

La mayoría de los clubes de la provincia iniciaron la actividad. Estudiantes, Tilcara y Rowing lo hicieron en Paraná. Mirá la galería de fotos.

Fue un sábado de súper acción para los más chicos. Es que en la mayoría de los clubes de la provincia se comenzó con la temporada de rugby Infantil, con una primera práctica para todas las divisiones y a la espera de un año lleno de encuentros y también de viajes. En Paraná, Estudiantes, Tilcara y Rowing lo hicieron en gran forma, con un buena presencia de pequeños y en una jornada a puro sol.

En El Plumazo arrancó el CAE, con las categorías que van desde Escuelita a Menos de 14 años. Hubo más de 300 chicos en este primer encuentro, quienes tuvieron su entrenamiento con los profesores, pero también hubo espacio para la diversión. Los dirigentes de las Infantiles en el Albinegro esperan poder tener una temporada espectacular, como lo viene siendo en los últimos años y a la espera de poder seguir ampliando la cantidad de jugadores.

Para esto, Estudiantes implementó una serie de beneficios para los que deseen sumarse a practicar con la ovalada. La invitación es para que se acerquen al club y conozcan este deporte donde la amistad y el compañerismo es lo que más se pregona.

En el Quincho

El club Tilcara tuvo también su inicio en el Quincho de la Ruta 18, con una buena presencia de chicos y a la espera de lo que fue el triangular amistoso de Primera División entre el local, Estudiantes y Curupaytí de Buenos Aires. El Verde busca aumentar la base, seguir creciendo para poder tener un buen número de pequeños en sus divisiones.

En la jornada se vivió un momento emotivo ya que desde la dirigencia del club se dispuso plantar un árbol en memoria de Pablo Nogués, quien fuera un ferviente colaborador de la entidad. El popular Cone fue jugador, dirigente y trabajó mucho en las divisiones formativas del Verde.

En La Tortuguita

Los pequeños del Rowing también se convocaron en gran forma en el campo de deportes La Tortuguita, donde se dio por iniciada de manera oficial la temporada de rugby Infantil. Hubo práctica, partidos y mucha diversión, siempre bajo la coordinación de los diferentes profesores. Después, los chicos compartieron un tercer tiempo que no será el único del año, ya que tendrán varios encuentros en la región y en otros puntos del país.

En una pausa de la actividad, también se plantó un árbol en La Tortu en forma de homenaje por el segundo aniversario del fallecimiento de Jorge Caíno, quien fuera uno de los referentes del rugby en la entidad Remera. El Negro fue jugador, dirigente y árbitro, por lo que fue recordado por los dirigentes y miembros de su familia.

Fuente: unoentrerios.com.ar

NOVEDADES

Una historia para contar

Este fin de semana largo dos representantes del rugby de nuestro club se dieron el gusto de cumplir el sueño: Pedro Alvarez y Gustavo...

Manos a la obra!