Una gran iniciativa tuvo la entidad ya que el plantel Superior donó sangre que irá destinada al Banco Provincial. Por el coronavirus, esta acción había mermado considerablemente en Paraná.

La labor que llevó a cabo ayer el Club Atlético Estudiantes merece el reconocimiento por parte de la sociedad paranaense y entrerriana. En la sede de la entidad Albinegra los jugadores del Plantel Superior de rugby donaron sangre que fue destinada para el banco provincial que trabaja bajo el Programa de Hemoterapia.

Esta vital acción, lamentablemente, había decaído por el brote del coronavirus en un 80%.

Ovación se dio una vuelta por el club y habló con los protagonistas.

“La iniciativa surge de los jugadores debido al difícil momento que estamos atravesando. La idea era ver qué mano podíamos dar como club y como rugby hacia la sociedad. Nos conectamos con el Banco de Sangre de la Provincia y nos comentaron que efectivamente, debido a la cuarentena, hay mucho faltante de sangre. Entre todos movilizamos esta acción que nos parece bárbaro”, confesó Emiliano Chaparro, presidente de la Subcomisión de rugby del club del Parque.

De inmediato quien valoró la acción fue Gabriela Jacobo, Coordinadora Técnica del Programa Provincial de Hemoterapia. “El número es alarmante a nivel nacional ya que bajó un 80%. Nosotros como Banco de Sangre generalmente tenemos en el hospital entre 35 y 50 donantes diarios y eso bajó bastante. La gente tiene miedo a no cumplir la cuarentena, pero esto es una salida responsable porque es una necesidad básica. La única forma que tenemos de contar con ello es por parte de la buena voluntad de ser humano que done su sangre”.

Pedro Raiteri es el entrenador del equipo de Primera del CAE y, claro, ante semejante gesto no cabe otra cosa que sentir orgullo por sus dirigidos. “Luego de algunas comunicaciones con Gabriela vimos la posibilidad de organizarnos y la primera comunicación fue con El Tumba, con Tomás (Ferreyra, el capitán) y ellos inmediatamente recogieron el guante y se organizaron. Yo como entrenador me siento orgulloso de mis jugadores porque la posta la tomaron ellos y se fueron organizando para estar hoy (ayer)”, contó y prosiguió: “Los jugadores fueron viniendo por turnos y todo estuvo coorinado con Gabriela. A partir de ahí vimos que hoy (ayer) todos vinieron al club a aportar su granito de arena para que la situación se vea reflejada en ellos y que ellos vean que es difícil y puede estar más duro. Estoy orgulloso de ellos más que nada”

El año para Tomás Ferreyra arrancó movidito cuando lo designaron como capitán y con esa responsabilidad ya tuvo que tomar determinaciones como las de ayer. “Este es el partido más duro. Uno dentro de la cancha realmente no le ve, pero estas cosas son más difíciles y hay que atravesarlas todos juntos como equipo, como club y como país. Tenemos que salir adelante y estos gestos a uno lo satisfacen bastante y estas acciones suman un montón”, sostuvo El Tumba, como lo apodan.

 

Por último tomó la palabra el dirigente Sebastián Fouces. “Cuando rugby planteó esto toda la Comisión Directiva apoyó el proyecto y un montó de otros más que se están desarrollando ya que el presidente (Emilio Fouces) se puso en contacto con el gobernador (Gustavo Bordet) y ofrecimos nuestra entidad porque tenemos responsabilidad social y eso siempre fue una marca registrada del club. Siempre nos vamos a poner a disposición de quien lo necesite”, confesó y cerró la idea: “En este partido con un adversario invisible, que te ataca por todos lados, todos estamos más solidarios que nunca así que el club está al habla con el gobernador por intermedio del presidente. Pusimos las cinco sedes y particularmente esta (sede) que tiene un estadio de básquet doble que puede albergar entre 180 y 200 camas y puede transformarse en un hospital de campaña con entrada de ambulancias”.