10:57 hs – Domingo 07 de Junio de 2020

Luego de la donación de sangre que se realizó días pasados, el club Estudiantes de Paraná continuó ayer con acciones solidarias para colaborar con las personas más necesitadas en medio de la problemática por el coronavirus. Por eso, a través de una iniciativa de los jugadores y entrenadores del plantel superior de rugby, el CAE se acercó a Suma de Voluntades para organizar una acción solidaria en dos barrios de la capital provincial.

Luego de hablar con los integrantes de la ONG coordinaron cocinar 600 raciones de comida que fueron repartidas en la víspera entre los vecinos del barrio Francisco Ramírez por intermedio del club Banfield, y también entre las personas de Villa Huesito. La iniciativa fue muy bien recibida por las personas que los recibieron de la mejor manera en ambos lugares.

Pedro Álvarez, integrante del staff técnico del Albinegro, dialogó con Ovación y dio detalles de lo que vivieron en esta nueva acción solidaria.

“Hace tiempo que veníamos organizando una movida solidaria ya que tenemos un tiempo libre que no le podemos dedicar al rugby. Nos pareció bueno ayudar a la gente que no la está pasando bien. Nos resultó interesante que nuestros chicos se conecten también con otras realidades. Así fue que surgió el contacto con Sumas de Voluntades para ver cómo le podíamos dar una mano.

Ya habíamos hecho la donación de sangre para el banco de hemoterapia, hicimos una colecta de ropas y de alimentos. Entonces dijimos ‘porque en vez de colectar no vamos y cocinamos’. Así que le dimos forma a la idea y también nos comunicamos con la gente del club Banfield que está cerca del CAE y llegamos a la conclusión de hacer esta actividad”, afirmó.

Las 600 raciones que se cocinaron fueron divididas en dos partes iguales para los dos barrios. “El Pancho Ramírez tiene un comedor que cocina tres días a la semana a la gente del barrio, así que nosotros ayudamos un día más. Usamos sus instalaciones para elaborar la comida. Las otras 300 porciones las llevamos a un barrio que se llama Villa Huesito que está atrás del cementerio pasando por el puente del barrio 33 Orientales”, agregó.

En la movida, además de los jugadores del primer equipo, tomaron parte colaboradores y los entrenadores, encabezados por Pedro Raiteri, quien es el actual head coach de Estudiantes. En tanto, los insumos para poder cocinar fueron aportados por exjugadores del club, quienes enseguida prestaron su colaboración.

“Nos dieron una gran mano, así que le estamos muy agradecidos. Se portaron re bien como lo esperábamos. Quedó mucha gente con ganas de ayudar y de donarnos cosas, así que seguramente le demos una continuidad más adelante a esta iniciativa”, indicó Mecha Álvarez.

Fuente: unoentrerios.com.ar